atascos

Es una intuición que todos tenemos durante un atasco de tráfico, sin embargo, es difícil no tratar de adelantar y presionar al resto de conductores para que liberen nuestro carril.

Según la DGT de EEUU (FHA por sus siglas en inglés) nada menos que el 40% de los embotellamientos se producen por la forma de conducir de los conductores y no directamente por la cantidad de vehículos que circulan por la vía.

Aunque es cierto que cada carretera está pensada para soportar un determinado flujo de tráfico rodado por carril en una hora y si se sobrepasa, no hay nada que hacer, los frenazos y acelerones contribuyen a colapsar la vía.

Un frenazo, lo que produce, es una desaceleración en cadena de toda la fila de vehículos, llevando al grupo hasta un punto muerto. Dejar más espacio entre vehículos y circular a una velocidad baja pero constante beneficia a toda la fila.

A nuestra falta de habilidad para conducir en un atasco (¿Quizá deberían enseñarse normas de conducción para estos casos en las autoescuelas?) hay que sumar la falta de empatía con el resto de conductores que, cual karma en el Universo se vuelve en nuestra contra con más retenciones. Esto ocurre en las incorporaciones y salidas, donde querer “saltarse” la fila o no dejar incorporarse a otro vehículo rompe el ritmo del tráfico y genera retenciones. Lo ideal es siempre utilizar la empatía y la técnica “cremallera” para regular incorporaciones y salidas cediendo el paso aunque no nos obliguen las señales para garantizar una marcha a velocidad constante.

Un poco de psicología en los atascos para evitar “acelerar y frenar” constantemente, podría ahorrarnos muchas horas de nuestro tiempo, también, tener paciencia y mantenernos en el mismo carril durante un periodo de tiempo largo, ya que en estos casos aunque nos empeñemos, suele actuar la ley de murphy y cuando nos cambiamos de carril a uno que parece más rápido, inmediatamente se para y nos adelantan desde el que estábamos.

En breve empezaremos a notar mayores retenciones en torno a los centros comerciales y por las cenas navideñas, si te ves en un atasco, aumenta la distancia, sube un poco la música y relájate, llegarás antes. 🙂

Déjanos tu comentario!

*

Tu email NO aparecerá publicado

*

Cookies

Utilizamos cookies para que tengas una mejor navegación. Puedes ver quiénes son las cookies y a qué se dedican aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies