volvo city safetyAl igual que ocurre con peatones y motoristas, el ángulo muerto de los vehículos supone un peligro para los elementos más pequeños del tráfico. Cada vez más la gente decide trasladarse en bicicleta por la ciudad: no contamina, a veces es más rápido incluso que ir en coche y se aparca en cualquier sitio. Sin embargo y, a pesar de la gran cantidad de avances tecnológicos que han desarrollado las marcas de coches, todavía no se había pensado en los ciclistas y cómo protegerlos de un posible impacto. Los peatones cuentan con algunos modelos en los que se despliega un airbag en el capó para aminorar la fuerza del golpe en caso de atropello, además de zonas de circulación seguras. El ciclista ha de integrarse con el tráfico en la mayoría de ciudades donde el carril bici no llega a todas partes. Por esto, Volvo ha desarrollado una nueva tecnología que permitirá a ambos, conductor y ciclista evitar una colisión en la carretera. Se trata de un sistema en el que el coche y la bicicleta comparten su ubicación en la nube de Volvo y, a través de una aplicación móvil llamada Strava reciben un aviso simultáneo en caso de peligro: en el vehículo se proyecta sobre el parabrisas y en la bicicleta, se iluminará una luz en el casco. Este avance en la seguridad del tráfico se presentará en el próximo salón CES de Las Vegas, el City Safety es la apuesta de Volvo por fabricar coches que no puedan chocar.

Déjanos tu comentario!

*

Tu email NO aparecerá publicado

*

Cookies

Utilizamos cookies para que tengas una mejor navegación. Puedes ver quiénes son las cookies y a qué se dedican aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies