circular por una rotonda

Las rotondas bien utilizadas, despejan el tráfico evitando intersecciones peligrosas o un exceso de semáforos que ralentizan el flujo de vehículos. Bien utilizadas, claro.

Circular correctamente por ellas es sencillo, y se basa en las normas del sentido común. Sin embargo, son habituales los conflictos entre conductores dentro de ellas ¿por qué nos ocurre esto? ¿tan difícil es circular por una rotonda? No demasiado:

  1. Prioridad. Tiene prioridad el vehículo que ya está circulando dentro de la rotonda.
  2. Salir de la rotonda. SIEMPRE, SIEMPRE, SIEMPRE, desde el carril DERECHO. La parte exterior de la rotonda. Nada de hacerlas rectas.
  3. Circular en la rotonda. Si la salida es la primera: nos incorporamos, circulamos y salimos por el carril derecho. Si la salida es para ir de frente, también utilizaremos sólo el carril derecho. Pero ojo, nada de dar vueltas completas por el carril exterior, porque si la salida es para girar a la izquierda, debemos incorporarnos a la rotonda en el carril interior y circular por él hasta la salida anterior a la nuestra, cuando nos situaremos en el carril derecho para salir.

¿A qué no era tan difícil? Pero seguro que seguimos sufriendo y haciendo “pifias” en las rotondas… XD sin remedio.

Déjanos tu comentario!

*

Tu email NO aparecerá publicado

*

Cookies

Utilizamos cookies para que tengas una mejor navegación. Puedes ver quiénes son las cookies y a qué se dedican aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies