OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Tanto si vives en zona de nieve como de hielo, es muy probable que tu ayuntamiento ya haya comenzado a esparcir sal por aceras y calzadas. Evita la formación de placas de hielo, pero es un peligro para la mecánica del coche.

No hace falta vivir en el Pirineo para prestar especial atención a la acción de la sal en el vehículo. En el centro de las ciudades, en los últimos meses del año se activa un plan invernal que incluye la aplicación de sal en puntos críticos, ya sea por nieve o por riesgo de heladas.

Hay que tener en cuenta, que no sólo la chapa está expuesta a su acción corrosiva y que, además, la sal no se “deposita” en los bajos, sino que se incrusta (es proyectada por las propias ruedas) por lo que hay que ser meticulosos en su eliminación. Hay que poner especial cuidado en limpiar:

  1. Carrocería: La acción de la sal puede contribuir a la oxidación del vehículo, no es algo instantáneo, sino la acumulación de su efecto con el paso de los años. Por ejemplo, en Alemania, se detectan daños serios en la carrocería de los vehículos a los cinco años por este motivo.
  2. Tubo de escape: La corrosión del tubo de escape es un problema habitual en algunos vehículos, si sumamos el efecto de la sal, puede reducir su vida útil considerablemente. Si está dañado, no pasará la ITV, así que es mejor tenerlo limpio y libre de sal.
  3. Suspensión, frenos: Son partes del vehículo que están expuestas, podemos utilizar la manguera de chorro a presión para limpiarlas a mano justo después de circular por un camino donde haya esparcido sal.
  4. Limpieza con agua a presión: Es la mejor opción de lavado, evitando las máquinas con rodillos que rayarán el coche seguro. Mejor utilizar la pistola y, si todavía quedan restos, un estropajo de los de fregar la vitrocerámica, que no estropean las superficies.

Lavar el coche con frecuencia puede considerarse parte de su mantenimiento en invierno, ya que no sólo se ha de retirar la sal, también los restos de barro, la capa de suciedad y polvo que se forma tras una helada, etc. Todas estas sustancias perjudican a la carrocería y la estructura del vehículo.

  1. Hay que tener mucho cuidado con la corrosión que produce la sal, es una pasada.

One Trackback

  1. […] en invierno, si han esparcido sal hay que lavar el coche después de circular y también retirar el barro para que no se oxiden las partes […]

Déjanos tu comentario!

*

Tu email NO aparecerá publicado

*

Cookies

Utilizamos cookies para que tengas una mejor navegación. Puedes ver quiénes son las cookies y a qué se dedican aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies