¿Hay que incluir las lunas tintadas en el seguro?

Así es como ha quedado la luneta trasera de un cliente tras recibir un impacto. Parece que lo han hecho con una piedra o barra de hierro que, incluso, ha conseguido hacer un pequeño agujero en el cristal.

Como véis, el vehículo lleva lámina solar, por lo que gracias a ella, ha evitado que la lluvia entre en el vehículo y que los vándalos o ladrones (no sabemos exactamente) no hayan podido entrar al coche, ya que el cristal se ha mantenido en su sitio.

“Despegar” una luneta térmica o un parabrisas es prácticamente imposible sin el material de corte adecuado así que la lámina es una gran opción antirrobo.

Ya sabéis que una de las propiedades más importantes de la lámina es el aumento de la seguridad, ya que en caso de impacto o colisión, el cristal no se hace añicos, protegiendo a los ocupantes y al propio vehículo.

En este caso, el cliente fue previsor e incluyó el tintado de lunas en la póliza de su seguro, por lo que se llevará la luneta nueva y laminada. Recordad que, en caso de no especificarlo, el seguro no incluirá el laminado, sólo el cambio del vidrio y correría de vuestra cuenta.

Es como una radio mejor que la de serie, pintura metalizada, llantas nuevas, etc. un extra que puede ser barato de asegurar, pero caro de reponer para un particular.

4 Comments

Post A Comment