Un coche está a punto de ser aplastado por una roca gigante en Taiwan. La responsable del desastre es la tormenta tropical Kong-Rey y curiosamente, una corriente de agua también se convierte en la salvación de este palomo. El tipo ha vuelto a nacer, seguro que ahora celebra dos cumpleaños.

Déjanos tu comentario!

*

Tu email NO aparecerá publicado

*

Cookies

Utilizamos cookies para que tengas una mejor navegación. Puedes ver quiénes son las cookies y a qué se dedican aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies