sillita seat

car-seat-15Ya ha sido publicada en el BOE y entrará en vigor el próximo 8 de mayo. Hablamos de la nueva Ley de Tráfico española que impone nuevas normas que serán de obligado cumplimiento antes de este verano.

Entre las novedades, destaca la reforma en cuanto a los sistemas de retención infantil adecuados para los menores. Aquí la normativa cambia bastante, y la nueva ley prohibe viajar en los asientos delanteros a los niños que midan menos de 1,35 m. de altura (y tengan menos de 16 años). Incluso, los agentes podrán inmovilizar un vehículo si los niños no utilizan los sistemas de retención correctos.

De momento, porque la normativa deja la puera abierta a cualquier cambio futuro o restricción, desaparece el criterio del peso.

Otra de las propuestas que se barajaron en un primer momento, la de la obligación de ir a contramarcha siempre, también se ha quedado en el aire y finalmente no ha tenido desarrollo.

Las colisiones más frecuentes son las frontales y en caso de impacto, la fuerza se repartiría por todo el respaldo del asiento del niño, minimizando los daños. Según un estudio realizado por el RACE, viajar en contradirección reduce hasta un 75% el riesgo de sufrir lesiones en un accidente. Este mismo estudio recoge: “La nuca de los bebés es muy sensible (…) por tanto, se recomienda fijar a los recién nacidos en un portabebés y otro SRI que les permita viajar de espaldas“. El informe también propone retrasar el cambio de orientación lo máximo posible.

A contramarcha, desde 1964

En esta ocasión se ha perdido una gran oportunidad para introducir gradualmente la obligatoriedad de orientar las sillitas en sentido contrario al viaje. No es necesario obligar a todo el mundo a comprar una sillita con esta posibilidad, pero se puede imponer sólo a los nuevos compradores de sistemas de retención infantil para, así, en unos pocos años, conseguir que todos los padres se adapten a la norma sin que unos hagan caja (fabricantes de sillitas avispados) y sin que se imponga un gasto extra a las familias.

Las sillitas a contramarcha tienen medio siglo de antigüedad. Los sistemas de sujección al vehículo y retención eran muy mejorables, pero el concepto de mayor seguridad fue adoptado por marcas de SRI y fabricantes de vehículos como Volvo.

En 1964, la marca presenta su primer prototipo de sillita inspirada en los viajes espaciales e ideada por el ingeniero Bertil Aldman, ya iba en sentido contrario a la carretera.

Si a esto le sumamos la protección extra que proporciona para las colisiones frontales ir en el asiento trasero, el aumento de la seguridad es muy importante.

Nuestra sugerencia es seguir en la medida de lo posible estas normas: los niños siempre atrás y, si hay posibilidad, a contramarcha. Para garantizar su seguridad, recuerda que también te puede ayudar el tintado de lunas, que no sólo protege a los menores de la incidencia de los rayos dañinos del sol sino que, en caso de accidente, la lámina mantiene unidos los trozos de cristal de las ventanillas impidiendo que se proyecten hacia la cara y las manos de los ocupantes del vehículo provocando cortes y lesiones.

Te dejamos un álbum con fotografías de los primeros sistemas de retención infantil, más antiguos de lo que pensamos y muy anteriores a inventos como el sistema ISOFIX:

 

 

 

One Trackback

  1. […] uno de 10 kilos? Pues que tampoco, pero la ley se ha quedado algo cortita y aunque vivimos con la eterna promesa de que en dos mil no se cuantos será obligatorio, seguimos […]

Déjanos tu comentario!

*

Tu email NO aparecerá publicado

*

Cookies

Utilizamos cookies para que tengas una mejor navegación. Puedes ver quiénes son las cookies y a qué se dedican aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies