Con la llegada del otoño y las esperadas lluvias, es buen momento para revisar los puntos críticos de nuestro vehículo: ruedas, frenos, suspensión y los elementos relacionados con la visibilidad ya que, a partir de ahora, conduciremos más de noche y en condiciones de lluvia o nieve.

Un buen mantenimiento de nuestro parabrisas y el resto de cristales del coche (tintado de lunas) nos permitirá transitar más seguros.

Desde hace unos años han llegado al mercado los repelentes de lluvia para quedarse, se trata de productos hidrófugos capaces de hacer que la lluvia o la nieve resbalen por el cristal mejorando la conducción y nuestra visibilidad enormemente.

Cómo funciona un antilluvia

Pero ¿cómo funciona realmente? Es un principio físico bastante sencillo, cualquier tratamiento antilluvia convierte la superficie donde lo apliquemos en una auténtica pista de patinaje, es decir, el producto, formulado habitualmente a base de resinas acrílicas o polímeros transparentes crea una película que sella por completo los poros de nuestro cristal. Al no haber ninguna resistencia, las gotas resbalan por la propia velocidad del vehículo y no se quedan “pegadas” al parabrisas.

Tratamiento repelente de lluvia de regalo

Cómo aplicarlo

Uno de las claves para el buen funcionamiento de un antilluvia es bien, que nos lo apliquen en nuestro taller (en Cristalbox Fuenlabrada solemos regalar el tratamiento por cambio de parabrisas o tintado de lunas) o bien esmerarnos en no dejar ningún resto.

Al extenderlo hay que hacerlo con poca cantidad de producto, sobre el cristal limpio y seco (podemos darle también a retrovisores y ventanillas laterales además de al parabrisas) y frotar muy bien toda la superficie de manera enérgica hasta que no queden marcas.

Este tipo de productos, de venta en grandes superficies se pueden utilizar también en verano ya que evitan que los mosquitos se queden pegados o en casa, en mamparas de ducha, ventanas o lo que se nos ocurra, lo mantendremos sin marcas de agua durante más tiempo.

En el vídeo sobre estas líneas podéis ver la prueba que hicimos con el antilluvia de RainX aunque hemos probado otros con posterioridad y todos cumplen correctamente su función: a partir de los 80 km/ h. mejora muchísimo la visibilidad y no se hace necesario accionar los limpiaparabrisas.

Déjanos tu comentario!

*

Tu email NO aparecerá publicado

*

Cookies

Utilizamos cookies para que tengas una mejor navegación. Puedes ver quiénes son las cookies y a qué se dedican aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies