coche playa arena ventanillas

 

El verano es una de las épocas más duras para nuestro vehículo. A las altas temperaturas hay que sumar, por lo general la estancia en climas de playa, donde hay mucha humedad y calor.

Comprobar presión de neumáticos y niveles del coche es fundamental antes de volver al trabajo pero además podemos hacer algunos trabajos para conservar en buen estado nuestros cristales, tanto si están laminados como si no.

Si hemos estado en una zona de campo o en la playa es muy importante aspirar bien el interior para evitar sorpresas con nuestro elevalunas. Es necesario aspirar las cejillas sobre las que apoyan las ventanas del vehículo, la arena o tierra acumuladas en esta zona pueden averiar el mecanismo del elevalunas y rayar los cristales con facilidad. En el caso de tener las lunas tintadas, el efecto será más evidente.

Para conservar el interior durante los meses de verano, cuando aparcamos al sol, es importante utilizar parasoles (no sólo para no quemarnos al coger el volante a la vuelta) sino para proteger el color y el estado de plásticos y tapicería.

Las lunas tintadas ayudan a proteger la parte trasera y además reducen la temperatura interior.

 

Déjanos tu comentario!

*

Tu email NO aparecerá publicado

*

Cookies

Utilizamos cookies para que tengas una mejor navegación. Puedes ver quiénes son las cookies y a qué se dedican aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies