Antiguamente la distracción causante de numerosas colisiones y salidas de vía era sintonizar las primeras radios. Hoy el número de estímulos es casi infinito. El propio coche incluye navegador, listas de reproducción musicales, ordenador de abordo con diferentes informaciones de consumo y eficiencia del vehículo, etc. Fuera del coche los smartphones han hecho un flaco favor a la conducción.

Fuera del debate sobre si el manos libres distrae o no de la conducción, el problema mayoritario hoy en día se ve en cualquier semáforo o carretera y se llama Whatsapp. Las conversaciones a través de este chat o cualquier sms nos han convertido en esclavos de las notificaciones y nadie se resiste a consultarlas… aunque esté conduciendo en ese momento.

Una gran mayoría de los accidentes con víctimas en carretera se producen a causa de las distracciones. Y atender el teléfono móvil es una de las más graves y frecuentes.

Por este motivo, el fabricante de vehículos Volkswagen ha iniciado una campaña llamada “Eyes on the road” (Los ojos en la carretera) muy original en torno a un cine. Un sms inesperado es la trampa en la que caen todos los espectadores, las consecuencias, se ven en la película que ya se ha hecho viral en internet:

Déjanos tu comentario!

*

Tu email NO aparecerá publicado

*

Cookies

Utilizamos cookies para que tengas una mejor navegación. Puedes ver quiénes son las cookies y a qué se dedican aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies