1387139628_466028_1387211449_noticia_fotogramaLa Guardia Civil de Gran Canaria ha impuesto una multa de 80 euros (40 si hace uso del prontopago) a un conductor por hablar con su acompañante. El motivo de la sanción que parece increíble, en realidad es “no prestar atención a la carretera”.

El afectado asegura que se trataba de una conversación normal, no había exceso de velocidad ni conducción extraña, la carretera estaba despejada de tráfico y había buena visibilidad.

Desde la propia Asociación Unificada de la Guardia Civil aseguran que, lo habitual en estos casos, es una simple advertencia verbal y no imponer una sanción por mantener una conversación tranquila con el acompoñante; sin embargo, una nueva norma impone a los trabajadores del cuerpo un número de multas mínimo si no quieren perder el complemento de productividad.

Aunque la sanción se ajusta a la ley, su interpretación resulta algo exagerada, ya que si se sigue esta línea cualquier comportamiento puede tomarse como una distracción: una conversación, mirar un cartel, la radio, encender el aire acondicionado o rascarse la cabeza. A saber.

Déjanos tu comentario!

*

Tu email NO aparecerá publicado

*

Cookies

Utilizamos cookies para que tengas una mejor navegación. Puedes ver quiénes son las cookies y a qué se dedican aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies