techo-adamCada vez son más las marcas que desarrollan diferentes acabados para sus modelos, complementos y opciones de personalización. Lo que antiguamente se conocía como tuning hoy está a la orden del día y supone un importante nicho de mercado y un sector en crecimiento.

Mini fue una de las primeras marcas en posicionarse ante esta tendencia, según sus responsables cada cliente está dispuesto a gastar una media de 600 euros en hacer su coche diferente. Además este perfil de usuario no es minoritario, un 80% de los modelos Cooper y Cooper S llevan el techo de un color distinto. Otro de los modelos que ofrece mayores opciones de personalización es el Fiat 500, sus clientes eligen diferentes acabados para no ser igual que los demás.

El usuario que quiere diferenciarse en la carretera se sitúa entre los 20 y los 30 años y su coche se ha convertido casi en un objeto de culto.

Por ejemplo, en el caso del Opel Adam se pueden incluir luces led en el techo interior para que parezca un cielo estrellado. Parrillas, taloneras, techos diferentes, retrovisores, salpicaderos originales… cuantas más opciones mejor se vende.

También se personaliza la segunda mano

El fenómeno también se ha dejado notar entre los usuarios de coches de segunda mano, no son pocos los que tras adquirir un vehículo estándar, sencillo, acuden al desguace a por sus complementos, un aumento de público que han notado especialmente en el sector: ya no se acude tanto a por la pieza rota, en muchos casos se buscan velocímetros con un diseño especial, alerones, etc.

En los talleres de personalización o de cristalería del automóvil observamos algo parecido: parabrisas con banda, tintados de lunas diferentes y una nueva tendencia que parece se abre paso con fuerza, el uso de vinilos decorativos para diferenciar el vehículo o esconder de manera original arañazos o imperfecciones. Uno de los productos que más nos reclaman es el vinilo efecto de carbono, por ejemplo para cubrir un salpicadero que simula madera y hacerlo más moderno o para renovar un techo en mal estado es una solución económica y con muy buenos resultados estéticos.

 

 

Déjanos tu comentario!

*

Tu email NO aparecerá publicado

*

Cookies

Utilizamos cookies para que tengas una mejor navegación. Puedes ver quiénes son las cookies y a qué se dedican aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies