polucion

Se trata de una idea jugosa que ronda las normativas de varios ayuntamientos hace años, imponer una tasa ya sea, en la corona central de las ciudades o de manera generalizada a los coches que más contaminan.

Todavía no está muy claro qué nacerá de todo esto, ya que el secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre habla de una reforma fiscal sobre el impuesto de circulación, que estaría valorando actualmente un comité de expertos.

Antes de la crisis, era un incentivo aceptable (no perfecto) para animar a la renovación del parque móvil y contribuir a un aire más limpio en nuestras ciudades. En 2013 DC (Después de la Crisis) la idea pasa a ser una pésima opción. Y es que como venimos comentando en este mismo blog, en los últimos años, el parque automovilístico español ha batido su propio récord en cuanto a la antigüedad de sus vehículos, pasando a ser uno de los más obsoletos de Europa.

La falta de poder adquisitivo de los españoles ha hecho que se refugien, de manera masiva, en el mercado del coche de segunda mano, más concretamente en coches de 1.000 euros, con 10 o más años y unos cuantos kilómetros a sus espaldas.

La introducción de una medida así en este momento, no supondría gravar los grandes vehículos (todoterrenos, etc. poco adecuados para la ciudad) sino a una inmensa mayoría de conductores que tienen un vehículo pequeño, pero contaminante por su edad.

One Trackback

  1. […] del amago de Madrid de cerrar el centro al vehículo privado y en pleno debate ecológico sobre la incidencia del diésel en la salud de los ciudadanos. También el aumento del uso de la bicicleta en las zonas urbanas parece que está convenciendo a […]

Déjanos tu comentario!

*

Tu email NO aparecerá publicado

*

Cookies

Utilizamos cookies para que tengas una mejor navegación. Puedes ver quiénes son las cookies y a qué se dedican aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies