En Reino Unido han decidido actualizar su prueba para obtener la licencia de conducción hasta el punto de exigir un uso correcto del GPS al volante.

El ministro de transportes Andrew Jones ve fundamental el uso de navegadores para los conductores del siglo XXI, por lo que los alumnos de las autoescuelas deberán ser capaces de seguir las indicaciones del dispositivo durante el examen.

Una prueba que se acerca mucho más a la conducción real en opinión de los expertos y que medirá las capacidades de los aspirantes a conductor de manejar las distracciones en condiciones reales de tráfico.

Además de este cambio, se producen otras novedades en el examen inglés, como un periodo de 20 minutos de conducción sin indicaciones por parte del examinador en el que podrá ir haciendo preguntas de seguridad que el alumno deberá responder mientras conduce.

¿Qué te parece el examen británico? ¿Debería implantarse algo así en España?

Déjanos tu comentario!

*

Tu email NO aparecerá publicado

*

Cookies

Utilizamos cookies para que tengas una mejor navegación. Puedes ver quiénes son las cookies y a qué se dedican aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies