viajar con perros

Uno de los problemas a la hora de viajar en verano es acomodar a nuestra mascota. Normalmente, viaja, junto con las maletas, en el maletero de los coches mejor equipados, sin embargo, varias horas a pleno sol bajo el cristal pueden hacer que pase excesivo calor.

Aunque vayamos con la bandeja quitada y la rejilla para que no pase a los asientos permita pasar el aire, la climatización del vehículo no es igual de eficiente en el habitáculo de los pasajeros que en el maletero.

Además, la protección que ofrece la chapa frente al sol es muy superior a la del cristal trasero.

Una buena solución para que nuestro mejor amigo pueda viajar de forma cómoda y evitemos golpes de calor o deshidratación es tintando las lunas del vehículo. No sólo protegen a los ocupantes de los rayos dañinos (UVA y UVB) sino que también bloquean hasta un 80% del calor del sol.

Tintar las lunas aumenta también, la seguridad, en caso de accidente, conseguimos que el cristal se quede pegado y de una pieza, evitando lesiones por la proyección de esquirlas en la cara y manos de los ocupantes, incluido nuestro perro.

*MUY IMPORTANTE: El tintado de lunas mejora la temperatura interior del vehículo en marcha y con climatización, pero nunca se debe dejar a un animal en el interior del vehículo en un día caluroso ya que las temperaturas que puede alacanzar al sol son excesivas aún con las lunas tintadas. Para que te hagas una idea, según el RACC cuando la temperatura exterior es de 35 grados en el interior del coche se pueden alcanzar los 55 grados. Un coche negro además, se calienta unos 17 grados más que uno blanco.  Dejar las ventanas entreabiertas apenas supone una diferencia de temperatura de 2 grados con respecto a no hacerlo.

Déjanos tu comentario!

*

Tu email NO aparecerá publicado

*

Cookies

Utilizamos cookies para que tengas una mejor navegación. Puedes ver quiénes son las cookies y a qué se dedican aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies