coche en el agua

Es muy de película, pero nunca sabes lo que puede pasar. Sobre todo, si sigues fielmente a un GPS desactualizado.

Las pautas son sencillas. Lo primero es mantener la calma para pensar con claridad, el pánico no ayuda nunca, en ninguna situación.

  1. Desabrocha el cinturón
  2. Si el coche no se ha hundido y todavía estás flotando, debes bajar las ventanillas y tratar de salir por ellas
  3. Si el vehículo ya se ha sumergido, debes esperar a que el agua inunde el habitáculo casi por completo. Aquí entra en juego lo de controlar el pánico y tal O_O.
  4. Una vez el agua llena casi todo el vehículo es cuando podrás tratar de abrir las puertas y no antes, ya que la resistencia del agua exterior es imposible de salvar (puede ser de unos 650 kg de peso)

Si todo esto no funciona, por ejemplo, se han atascado los mecanismos de apertura de las puertas o no funciona el elevalunas, hay una escena muy cinematográfica que debemos borrar de nuestras mentes. El protagonista suele dar patadas al parabrisas y consigue despegarlo. Esto es imposible en la vida real, tanto por la fuerza que hay que utilizar, como por la presión del agua, podemos fracturarlo y que entre más agua, pero es muy difícil despegarlo para salir por la parte delantera.

En este caso, lo mejor es tratar de romper (estos sí saldrán en pedazos) los cristales de las ventanillas o la luneta trasera.

coche sumergido

Déjanos tu comentario!

*

Tu email NO aparecerá publicado

*

Cookies

Utilizamos cookies para que tengas una mejor navegación. Puedes ver quiénes son las cookies y a qué se dedican aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies