itv lunas tintadasA pesar de lo incómodo del invento y lo poco tecnológico del asunto (una pegatina?!) continúa siendo obligatorio llevar el distintivo de la ITV en el parabrisas de nuestro coche si no queremos recibir una multa a cambio.

Lo más crudo del asunto no es que teniendo ya la administración todos nuestros datos (ya saben si un coche tiene el seguro en vigor o no, si ha pasado la Inspección Técnica o no) haya que llevar una “calcamonía” sino que no es posible emitir un duplicado.

Esto significa que en caso de que se rompa, extravíe antes de ponerla o simplemente, tras un cambio de parabrisas si la pegatina desaparece, nos exponemos a una multa según la DGT: “El distintivo V-19 debe colocarse en sitio bien visible, en el caso de los vehículos que tengan parabrisas debe colocarse por su cara interior en el ángulo superior derecho del mismo”.

La normativa sobre la ITV no prevé la expedición de duplicados del distintivo y sólo nos quedará poner buena cara y aportar el informe en papel para evitar la multa. La infracción por no llevar la pegatina suele sancionarse con una multa de 80 euros, auqnue hay que reconocer que no es una de las más habituales.

La DGT ya puede sancionar automáticamente a quien no lleve la ITV en vigor (sin necesidad de que el infractor sea detectado por un agente) pero exige a los conductores llevar una pegatina única. Así las cosas, solo queda acordarse al pasar por el taller de avisar a los técnicos de que conserven la pegatina y la vuelvan a poner en el nuevo parabrisas.

Déjanos tu comentario!

*

Tu email NO aparecerá publicado

*

Cookies

Utilizamos cookies para que tengas una mejor navegación. Puedes ver quiénes son las cookies y a qué se dedican aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies