Pues ya era hora. Lo ha solicitado el diputado de UPyD Toni Cantó, que aunque a veces se sale del tiesto, en esta petición no hay nada reprochable. De momento, se supone que este registro lo han comenzado desde el 1 de enero de 2014 las ITV, pero sin una reforma legal suficiente: el mero hecho de manipular el cuentakilómetros no es delito (sí lo es en Alemania), sólo lo es si se demuestra que hay una finalidad de estafa y ésta supera los 400 euros.

El grupo político ha pedido la creación de una serie de medidas de control que vigilen la autenticidad del número de kilómetros de los vehículos de ocasión y de los “compraventas” que en más de una oportunidad han dado un disgusto a sus nuevos dueños. Qué decir de la época en que se bajaban de Alemania, las reducciones eran brutales.

Según un reciente estudio del RACC, entre un 5% y 12% de los vehículos que se venden en España, tienen el cuentakilómetros manipulado. Por una vez salimos bien parados en comparación con nuestros vecinos europeos, donde la media alcanza el 30%.

manipulacion-cuentakilometros

Fraude y riesgo

Incluso, se ha calculado el valor económico de este fraude, que ascendería a 343 millones de euros al año, además de lo importante que resulta para la seguridad. No es lo mismo un coche con 150.000 km. que con 200.000, cambia su fiabilidad, comportamiento y las labores de mantenimiento que debe realizar el conductor.

A falta de un plan concreto, son varias las partes que podrían nutrir de información ese registro, por ejemplo los propios talleres, las ITV que ya lo hacen o la policía en un control rutinario.

Pero lo más importante, es poder utilizar ese registro y que sea accesible a los concesionarios y a los ciudadanos, ya que si no, de poco valdrá. Y ya sabemos los problemas que suelen tener las administraciones para abrir la información al ciudadano o cruzar datos de manera automática para proteger a los compradores.

Existe un informe del vehículo en tráfico que se puede consultar antes de comprar un coche y descubrir embargos o falta de pago de impuestos, aquí se podría incluir el último kilometraje registrado en la ITV y ver si cuadra.

Mientras se genera la base de datos y se pone en marcha su apertura, el sentido común debe guiarte a la hora de comprar: si marca menos de 50.000 km debe llevar todavía las ruedas originales y a partir de unos 100.000 (dependiendo de la calidad y gama del coche) deberías empezar a notar desgaste en botoneras, pedales, volante… huye de las gangas y déjate asesorar por un mecánico.

Déjanos tu comentario!

*

Tu email NO aparecerá publicado

*

Cookies

Utilizamos cookies para que tengas una mejor navegación. Puedes ver quiénes son las cookies y a qué se dedican aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies