hyundai-conectadoLa evolución de los sistemas que hacen inteligentes a los vehículos es sin duda, un importante avance tanto en seguridad como en innovación tecnológica para conductores, pasajeros y peatones.

Sin embargo, la integración de sistemas de comunicación cada vez más rápido, está impidiendo una “estandarización” de los protocolos de conexión. Así lo advierte la Federación Española de Empresarios Profesionales de la Automoción (Conepa) que apunta a Bruselas los posibles problemas de estas tecnologías.

El fundamental, como ocurría con los diferentes tipos de cargadores con los teléfonos móviles (antes de que se impusiese el USB) es la falta de un estándar común entre las distintas marcas para implementar GPS, conexiones a internet, reconocimientos de voz y otros procesos “inteligentes”. Esto impide el control de un tercero sobre el funcionamiento y dificulta que cualquier taller se pueda hacer cargo de una avería en uno de esos sistemas si cada uno sigue su propio desarrollo y no uno común para Europa, como en la mayoría de bienes y servicios.

Otro de los problemas que señala Conepa y también muy preocupante, es la pérdida de intimidad y derecho a decidir del conductor. En poco tiempo, los “cerebros” de los vehículos conectados detectarán una avería y sugerirán una ruta a un taller cercano. ¿Uno cualquiera? ¿O entrarán en juego los acuerdos comerciales?

También es importante exigir a los fabricantes medidas de seguridad con respecto a los datos que estos vehículos almacenan, ya que pueden contener prácticamente la misma información que nuestro teléfono móvil si los hemos conectado. También existe la posibilidad de registrar información de uso (como ya hace facebook, que recopila nuestros datos de navegación, de posición gps, etc. para venderlos a anunciantes). Así, una marca podría diseñar una estrategia comercial con aseguradoras, gasolineras o propietarios de autopistas de peaje basándose en información recogida por el coche.

Así, el coche conectado plantea infinitas ventajas, pero también nos expone un poco más en nuestra intimidad, pasando de conductores a clientes permanentemente observados. ¿Imaginas cuánta informaicón se puede extraer de un coche?

Déjanos tu comentario!

*

Tu email NO aparecerá publicado

*

Cookies

Utilizamos cookies para que tengas una mejor navegación. Puedes ver quiénes son las cookies y a qué se dedican aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies