faros-laserEl 2014 es el año de la conectividad en el sector del motor, pero también el de la iluminación. Audi introducía en el segundo trimestre los faros “láser” en su R8 LMX, un tipo de óptica que en teoría duplica la capacidad de la tecnología led.

Precisamente, los faros de led, parece que podrían pasar a democratizarse en el mercado de los utilitarios, con la inclusión de estas luces en el nuevo Seat Toledo.

A esto hay que sumar la moda del xenón, una de las luces más molestas en cuanto a deslumbramientos se refiere, ya que proporciona una luz muy blanca, ideal para ver con claridad pero que molesta en exceso al resto de conductores.

El problema de todas estas tecnologías es que no siempre se trata de sistemas adaptativos, esto es, que regulan su intensidad en función de los otros coches para evitar deslumbrar a los conductores.

Así nos encontramos que en los últimos años la carretera se ha llenado de todo tipo de iluminaciones, desde los halógenos de toda la vida, pasando por led, xenón y ahora láser. No todas son “inteligentes” y muchas son bombillas o diodos realmente molestos.

Una de las funciones “invernales” del tintado de lunas ahora que hay más horas de oscuridad es precisamente, la de proteger de los deslumbramientos. Al instalar esta protección en el vehículo reduces drásticamente la incidencia de la luz del tráfico y reduces además el cansancio visual tras un periodo largo conduciendo de noche.

Además de la seguridad las lunas tintadas pueden ayudarte con la visibilidad y la fatiga al volante.

Déjanos tu comentario!

*

Tu email NO aparecerá publicado

*

Cookies

Utilizamos cookies para que tengas una mejor navegación. Puedes ver quiénes son las cookies y a qué se dedican aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies