Tintado de lunas: Reduce la fatiga visual en la conducción

Uno de los problemas que acusan muchos conductores es la fatiga debido a la sensibilidad a la luz mientras conducen.

Durante el amanecer y el anochecer, el ojo se encuentra totalmente expuesto (mirada al frente) a una luminosidad intensa, los primeros/ últimos rayos del Sol inciden directamente en nuestro campo de visión; inconscientemente, aunque utilicemos gafas oscuras, entornamos los párpados para protegernos. Los músculos del rostro se tensan y a los pocos minutos aparece la fatiga.

Por la noche ocurre el mismo fenómeno, pero debido a la incidencia de las luces de otros vehículos; el xenon de mayor potencia y los coches de altura más elevada, propician los deslumbramientos constantes durante nuestro recorrido.

Una buena solución para eliminar esta situación es la utilización de lámina solar. Siempre que el Sol esté a la espalda, lograremos bloquear gran parte de la luz y eliminar el deslumbramiento. En el caso de la conducción nocturna, el descanso para nuestra visión también es notable, ya que las luces del coche que nos sigue se reflejan en el retrovisor inferior de forma molesta.

El uso de ordenadores durante toda la jornada empeora la sensación de fatiga visual y la sequedad ocular al conducir, así que si notas que te cuesta enfocar la mirada o cansancio en tus ojos, puedes probar a utilizar colirios humectantes, tintar las lunas de tu vehículo y utilizar gafas polarizadas para reducir el esfuerzo y la sensibilidad.

No Comments

Deja un comentario